Menu
header photo

Templo Dragón

Templo de la Tradición Nativista Correlliana, de la Religión Wicca; en México y en el Mundo Entero

Fuego purificador

Si te sientes identificado con este elemento, este es tu ritual. Elige un lugar de la casa o del exterior donde no haya peligro de incendio. Toma las precauciones necesarias tanto si lo vas a llevar a cabo en tu casa como en el campo. Puedes hacerlo a media tarde, o cuando el sol esté muy fuerte en el cielo.
 
Prepara un cuenco de metal o de barro donde puedas poner aceite.
Los materiales que necesitas son:
-Aceite de semillas, a ser posible aceite de oliva.
-Una vela roja y otra amarilla
-Un cuenco de metal o de cristal.
-Una mecha de las que arden en aceite.
 
Forma de hacerlo:
Elige el lugar donde lo vas a hacer, y el día del ritual prepárate adecuadamente, como en los anteriores rituales con los elementos. En un lugar plano, para evitar peligros, coloca el cuenco con el aceite y pon dentro la mechita. Coloca las velas roja y amarilla a los lados. Mira al cielo, al sol, durante unos segundos, y dale las gracias al elemento fuego que contiene por estar a tu lado.
 
Enciende primero la vela roja, pensando en las cosas que quieres que el fuego "devore" con el año viejo, y después enciende la vela amarilla pensando en las cosas a las que quieres que de vida el fuego del año nuevo. después escribe en un papel lo que quieres que se vaya , y en otro papel lo que quieres que llegue con el año nuevo. Dobla primero el papel de lo viejo y quémalo en el fuego central, el de la mecha, que encenderás en ese momento con la vela roja. Mientras arde, piensa en lo que quieres limpiar de tu vida.
Cuando lo hayas quemado, déjalo a un lado y apaga la mecha que arde en el aceite.
 
Procura no soplarla, sino apagarla con los dedos húmedos.
 
Enciéndela de nuevo con la vela amarilla. Quema en ella el papel donde has escrito lo que desea que nazca en el año nuevo o lo que quieres que el fuego fortalezca.
Quema este papel, y cuando hayas terminado con los dos, deja que las velas se consuman y da las gracias al elemento por estar a tu lado. no hace falta que dejes que el aceite se consuma hasta el final, así que lo puedes apagar tranquilamente. 
 
Todos los restos de este ritual, incluido el aceite, los puedes quemar en un sitio aparte, sin peligros, o los puedes guardar en un sitio que no molesten el resto del año.
 
Autor Desconocido

Go Back

Comment