Menu
header photo

Templo Dragón

Templo de la Tradición Nativista Correlliana, de la Religión Wicca; en México y en el Mundo Entero

Hechizo de Sexo

Necesitarás una vela blanca, dos rojas, un coco, dos varitas de canela natural, canela en polvo, cualquier aceite de tu preferencia, un vaso, y lo necesario para abrir el coco.

Antes de comenzar el hechizo, dispón todo lo necesario cerca de ti. Enciende la vela blanca al centro de donde estés trabajando este hechizo. Invoca a tu Diosa del amor con el siguiente encanto, nosotros recomendamos a Afrodita:

Sexo y pasión,
Te invoco por esa razón,
Deseo con todo el corazón.
Me ayudes en esta ocasión.
AFRODITA, que así sea.
Así sea.
Sea.

Enciende con la vela blanca dos varitas de incienso de canela, y comienza a respirar profundamente. Siente cómo las propiedades protectoras, relajantes y sensuales de la canela penetran en tu ser. Coloca las varitas cerca de donde estés trabajando – es recomendable dejarlas en una ventana, para que el viento ayude a tu propósito.

Toma las velas rojas y vístete con el aceite de tu elección, recomendamos que uses aceite de coco o almendra. Mientras lo haces, llena tu mente con pensamientos de pasión y sexo, atrayéndolos. Graba en una vela tu nombre verticalmente y en la otra marca una "X" – que no sólo representará a aquella persona con la cual el destino te hará encontrar, sino que también representa la unión de lo femenino y lo masculino. Coloca una vela a la derecha, y otra a la izquierda, de la vela blanca.

Ahora, mientras continúas imaginándote teniendo el mejor sexo de tu vida, toma el coco y comienza a jugar con él en tus manos. Siente como se mueve el líquido en su interior; trata imaginar su sabor. Mientras continúas sumido en tu visualización, haz lenta y delicadamente dos orificios en el coco, a través del cual puedas extraer su jugo. Siente como el instrumento que estás utilizando penetra en el coco. Vacía el jugo en un vaso, y procede a abrir el coco completamente en dos. Pon ambas mitades debajo de cada una de las velas rojas, y procede a encender éstas con la vela blanca.

Mientras espolvoreas sólo un poco de canela en polvo en tu vaso de jugo de coco, llama al sexo a tu vida y pide – mientras imaginas cómo sucede – que todas tus fantasías se realicen y que el mejor de los polvos te sea concedido. Acto seguido, tómate el jugo de coco – dejando sólo un poco para ofrecer a la Diosa.

Despide a la Diosa dándole la más sincera de las gracias, y depositando el resto del jugo de coco sobre la tierra. Apaga la vela blanca y deja que las dos velas rojas se consuman completamente.

Con toda la certeza de que pronto tendrás una gran noche... Sal a tomar una copa.

Cortesía de Estudiantes del Templo Dragón.

Go Back

Comment