Menu
header photo

Templo Dragón

Templo de la Tradición Nativista Correlliana, de la Religión Wicca; en México y en el Mundo Entero

Pazuzu

Pazuzu el rey de los demonios – Mitología de la antigua Mesopotamia....
 
Las antiguas civilizaciones de Mesopotamia compartían ciertos conocimientos y creencias, así es el caso también de sus mitos, con sus dioses variados. Este es el caso del dios Hanbi o Anu, un dios maligno que gobernaba una infinidad de espíritus malignos (no solo demonios) y es el quien procrea a Pazuzu nombrándolo rey de los demonios del viento.
La mitología antigua lo asocia con el dañino viento del suroeste, pues es de donde las tormentas venían y en el recaía la culpa por las plagas, la peste, los delirios de la enfermedad y las fiebres.
 
Se le describe como una criatura con cuerpo humano pero posee una cabeza de león o la de un perro, con cuernos de cabra que salen de su frente, en vez de pies tiene garras de ave, una cola de escorpión, dos pares de alas de águila y un miembro fálico serpentino. En la representación que hacían de él aparecía con la mano derecha levantada y la izquierda abajo como una clara alusión de que tiene el control de la vida y la muerte así como la creación y la destrucción.
 
Era uno de los siete demonios malignos más poderosos capaz de traer a otros demonios desde el averno, tal vez el que daba más miedo por su poder y malignidad, sin embargo y pese a su condición, las personas acudían a él por ayuda para que no se metiera con ellos mostrando que no tenía una ciega hostilidad a los hombres.
 
Existen variados amuletos que tienen su imagen que eran usados para alejar al demonio femenino Lamashtu su consorte y rival de la cual decían le gustaba buscar a los niños recién nacidos para llevárselos y devorarlos cuando su madre se distraía o también provocar abortos; el único que la ponía en vereda era Pazuzu. Por eso tanto las madres como los niños llevaban colgando del cuello y en imágenes más grandes la figura de Pazuzu buscando su protección.
 
La estatuilla de este demonio de las antiguas eras fue encontrada en Irak en una excavación en 1872 y se encuentra en el museo del Louvre de parís, su réplica fue usada para la conocida película del exorcista y en la imagen original en la parte trasera se puede leer "Soy Pazuzu, hijo de Anu (Hanbi), soy rey de los demonios del aire que desciende con fuerza de las montañas haciendo estragos", y data del primer milenio a. c.
 
Debemos de recordar que la idea de dioses y demonios en los tiempos antiguos no es la misma que tenemos en la actualidad, el averno o infierno no era el lugar de sufrimiento que todos nos imaginamos sino un lugar gris, triste donde no hay olores, ni colores, ni sabores, aburrido al cual todos van al morir, todos lo conocían como “el mundo del otro lado”.
 
La idea de pecado o ofensa a las divinidades tampoco tenían nuestro criterio actual ni la moral de ahora, pero se tenía aún la idea de que adorando o adulando a los dioses y a los demonios nos aseguraba un lugar en algún palacio de estas deidades en el otro lado donde no nos aburriremos demasiado por lo que nos queda es decir la eternidad.
 
Los demonios y diablesas no eran más que los servidores de los dioses, no todos eran malignos y existían para obedecer a los dioses ejecutando sus órdenes y también el trabajo sucio de estos, ajustando a veces cuentas con los humanos.
 
El panteón sumerio tenía más de 3.600 dioses, con criaturas demonios para toda clase de torturas y castigos. Según el dios al que sirvieran, y según su especialidad, estos podían ser o no poderosos.
 
 
 
Crónicas de Aradia

Go Back

Comment