Menu
header photo

Templo Dragón

Templo de la Tradición Nativista Correlliana, de la Religión Wicca; en México y en el Mundo Entero

Tinturas

Machaque en su mortero las hierbas secas que va a utilizar en la tintura. Tritúrelas hasta reducirlas a un polvo muy fino. Ello tiene una gran importancia, en especial cuando se trabaja con maderas como el sándalo. Tal vez, le interese comprarlas previamente trituradas.
 
A continuación cargue la hierba de poder, teniendo presente el objetivo mágico de la tintura que está a punto de preparar.
 
Eche la hierba en una botellita que se pueda cerrar herméticamente.
 
Con la ayuda de un pequeño embudo, vierta la cantidad de alcohol etílico necesaria para que la hierba quede cubierta. Cierre la botella. Agítela con fuerza a diario durante
una o dos semanas. Siempre que la agite, visualice el objetivo mágico de la tintura. 
 
Luego filtre el alcohol utilizando para ello un filtro de café (o un trozo de estopilla colocado dentro de un colador). Es posible que el aroma ya sea lo bastante intenso (suele serlo si los ingredientes son gomas como el Olíbano o la Mirra). Si no fuera así, eche más hierba en la botella y añada alcohol hasta que quede cubierta. Hágalo con rapidez, pues el alcohol se evapora cuando está en contacto con el aire. 
 
Déjelo reposar de nuevo y repita el proceso. Agite la botella todos los días. El alcohol adquirirá un aroma y un color muy intensos. (En realidad, es posible que esto se produzca inmediatamente después de echar alcohol a las hierbas). Si no fuera así, se deberá a que usted está utilizando una planta que no es fácilmente soluble en alcohol. Añada un poco de agua al alcohol y vuelva a intentarlo, o elija una de las hierbas incluidas en esta sección.
 
Para determinar si la tintura tiene el aroma adecuado, póngase una o dos gotitas en la muñeca. Espere hasta que el alcohol se haya evaporado y luego aspire el aroma. El perfume que desprenden muchas tinturas, cuando están en la botella, no es el “verdadero” aroma.
 
Cuando el perfume de la planta consiga imponerse al olor dulzarrón del alcohol, habrá de filtrar la tintura por última vez, embotellarla, añadir unas gotas de aceite de Ricino o de Glicerina para fijar el aroma, etiquetarla y guardarla en un lugar fresco, donde no le dé directamente la luz del sol, hasta que la necesite.
 
 
Extracto de "Libro completo de Inciensos, Aceites e Infusiones" de Scott Cunningham

Go Back

Comment