Menu
header photo

Templo Dragón

Templo de la Tradición Nativista Correlliana, de la Religión Wicca; en México y en el Mundo Entero

Aradia

¡Así busco a Aradia! ¡Aradia! ¡Aradia!
En la medianoche, en la medianoche entro en un campo, y conmigo llevo el agua, el vino, y la sal,
- llevo el agua, el vino, y la sal, y mi talismán
- mi talismán, mi talismán, y una pequeña bolsa roja la que alguna vez sostengo en mi mano
- el engaño dentro, la venta, con la sal en ello, en ello. Con el agua y el vino que me bendigo, me bendigo con la devoción para implorar un favor de Aradia, Aradia.

¡Aradia! ¡Mi Aradia! El Arte te hizo mi hija, con él que era el más malo de todos los espíritus,
quién desde antaño
ha reinado en los infiernos cuando fue expulsado del cielo, Quién con su hermana te engendró a ti,
Pero como tu madre se arrepintió de su defecto, Y deseó por compañero a un espíritu quién Debía ser benévolo, ¡Y no malévolo!
¡Aradia, Aradia! Te Suplico ¡por el amor que ella profesó por ti! ¡Y por el amor que yo siento también por ti! ¡Te invoco para que me concedas la gracia que pido! Y si esta gracia es otorgada, manifiéstese ante mi uno de estos tres signos claramente: El silbido de una serpiente, La luz de una luciérnaga, ¡El sonido de una rana!
Pero si rehúsas conceder este favor, entonces no conocerás en el futuro ni paz ni la alegría, Y seas obligada a buscarme en la distancia, Hasta que vengas, rápido, a otorgarme mi deseo, y entonces podras regresar de nuevo A tu destino. ¡Que así sea!

Tomado del Evangelio de Aradia

Go Back

Comment